Francesco Piemontesi, SCO & Andrew Manze - Mozart: Piano Concertos 25 & 26 - Scherzo

Un Mozart refinado y elegante, sí, pero también chispeante, rico en contrastes, estupendamente cantado y sin narcisismos ni excesos. Lectu- ras refrescantes.   

No había tenido ocasión de escuchar al joven suizo Francesco Piemontesi (Locar- no, 1983), y creo que difícilmente podría encontrar mejor carta de presentación que este disco, digámoslo ya, estupendo. Piemontesi ha estudiado, entre otros, con Brendel y Perahia, y se nota. Canta con naturalidad, cuida con mimo pero con exquisita espontaneidad las inflexiones, matiza y articula de forma extraordinaria, tiene un sonido redondo y atractivo, y, sobre todo, por encima de todo, está profundamente implicado en la música que toca. La toca con delectación y con evidente disfrute.

La música de Mozart es profunda- mente vital. O, simplemente, no parecería Mozart. Por encima de cuidados análisis formales o armónicos, su música tiene que cantar y hacernos llegar de forma natural, toda la intensidad expresiva que contiene. De otra forma, se quedará en ese relamido y blandengue Mozart con peluca que tan a menudo resulta cansino. No en este caso, porque aquí nos llega, y de forma absolutamente convincente, un Mozart refinado y elegante, sí, pero tam- bién chispeante, rico en contrastes, estu- pendamente cantado y sin narcisismos ni excesos. Lecturas refrescantes, expuestas con absoluta nitidez, con el lugar justo al adorno equilibrado, que reivindican con éxito total la mucha belleza y el despar- pajo juvenil del a menudo poco aprecia- do K. 537. Creo que no había escuchado una lectura tan luminosa de este concier- to desde la de Gulda con Harnoncourt hace ya algunas décadas.

El más contundente K. 503 nos llega con similares virtudes. En ambos casos estupendo acompañamiento histórica- mente informado de Andrew Manze con la Scottish Chamber, esa agrupación en la que el admirado Mackerras imprimió un sello decisivo. En suma, un disco absolutamente delicioso, interpretado de forma magistral y grabado de forma superlativa. Espero de verdad que estos artistas nos ofrezcan más Mozart. No se lo pierdan.

Scherzo