Gottlieb Wallisch - Mozart in Vienna - Opus Musica

El pianista vienés Gottlieb Wallisch (Viena, 1978) presenta en esta grabación un ramillete de obras para teclado de Mozart compuestas en Viena durante la última década (1781-1791) de la vida del compositor. Las comprensibles reticencias ante la enésima grabación de obras pianísticas de Mozart se desvanecen desde los primeros momentos de la escucha de este estupendo CD. Nos encontramos ante una visión del piano mozartiano alejada tanto del romanticismo como del rococó. Si hubiera que definir estas versiones en dos palabras, habría que hablar de naturalidad y expresividad, pudiendo añadirse que el piano de Gottieb Wallisch está despojado de cualquier atisbo de manierismo, excentricidad o afectación. Cada nota de su fluido discurso musical tiene pleno sentido, y la belleza del sonido surge de la precisa adecuación de cada frase a la intención musical del compositor. La paleta de colores pianísticos es rica e imaginativa, pero siempre al servicio de una expresividad sincera.

Gottlieb Wallisch empieza su disco por el final, con la Sonata nº 18 en Re Mayor, K.576, última de las compuestas por Mozart, que escuchamos en una magnífica versión, de bello sonido, articulación precisa y sólida concepción, todo ello dentro de una realización pianística intachable. La concepción del estilo es muy equilibrada, moviéndose en el terreno de un clasicismo bien entendido, con la dosis precisa de expresividad, y con un fraseo que no pierde de vista la situación de cada frase dentro del contexto estructural. El resultado global logra sin embargo esa aparentemente fácil espontaneidad que tan difícil es de conseguir en el piano mozartiano.

En la Sonata nº 17 en Si bemol Mayor, K.570, Wallisch produce un Mozart casi orquestal, no en el sentido de la amplitud sonora, sino en el de la variedad tímbrica que aplica a su fraseo. En numeroso pasajes creemos escuchar los diferentes instrumentos de la orquesta, algo perceptible especialmente en el primer movimiento, cantado con serenidad y coloreado con muy variadas pinceladas de la paleta orquestal. El tiempo lento de esta sonata camina plácido entre la serenidad y la melancolía, maravillosamente cantado, fraseando con el color preciso por Gottlieb Wallisch, que parece hacer hablar al instrumento a través de la música de Mozart.

La Fantasía en re menor, K.397 -que bien podría verse como un estudio musical sobre la transición de la desolación a la alegría- el pianista nos sumerge en las tinieblas del alma mozartiana. Gottlieb Wallisch demuestra que no hace falta recurrir a ningún exceso romántico para conmovernos con esta música, que se encuentra entre los momentos más inspirados del piano del clasicismo. Un bellísmo Rondo en La menor, K.511 completa con idéntica elocuencia pianística las piezas cortas de Mozart incluidas en este disco, que se cierra con las Diez Variaciones en Sol Mayor, K.455, sobre el tema "Unser dummer Pobel meint", fragmento perteneciente a la ópera de Gluck titulada "Los Peregrinos de la Meca del Caballero". El pianista vienés desgrana con fluidez el tema y las diez variaciones de esta serie que contiene alguna de esas cadencias presentes en el repertorio mozartiano para tecla que parecen escritas para un imaginario concierto con orquesta. Se trata de una obra desarrollada con enorme libertad que prefigura creaciones en este campo de Beethoven. Gracias a la interpretación madura y equilibrada de estas variaciones, así como del resto del repertorio que integra este disco, se revela al oyente la verdadera belleza de la música para teclado de Mozart. Una grabación para deleitarse una y otra vez en su escucha.

02 June 2010